En Inglatera, la democracia desacredita al gobieno invocando el nombre y el espíritu de las libertades.

En Francia, el gobierno y el Estado se reafirman desacreditando la democracia y ultrajando las libertades.

Los ciudadanos tumbarán a los culpables.

Está escrito.

Anuncios