Es lunes 20 de junio.

Mi agenda me recuerda, impreso, que hoy es Día de San Silverio.

Y que conmemoramos (vaya paradoja) el Día Mundial de los Refugiados.

El pozo del olvido se cierne también sobre los desplazados.

13 millones de los primeros, según Acnur.

Hasta 25 millones de los segundos, según un cooperante jesuita.

Leo su documentado artículo en El Correo vasco.

Mientras tanto, engullo una palmera de chocolate.

Me odio.

Anuncios