Continuando con la serie de reflexiones (I y II) a propósito de la mesa sobre Blogs y Periodismo (domingo 18 de junio, Cáceres) de las jornadas de E-findex, me gustaría reflejar aquí el salto cualititativo que entraña, a mi juicio, el lanzamiento de un periódico ciudadano en Alemania que hoy nos ha dado a conocer al amigo Pau.

Respecto a las populares versiones surcoreana y francesa, el modelo del rotativo germano permite que sean los propios receptores, dentro de su capacidad para crear contenidos (el fin de la artificial frontera entre emisión y recepción, la gran aportación de la re-blog-lucion), los editores de las noticias.

O sea, que en su búsqueda de 20 millones de editores, los contenidos que finalmente serán seleccionados y publicados serán aquellos que mayor suscricpción y apoyo popular obtengan. Es decir, aquellos que más consenso obtengan mediante la criba popular o ciudadana, considerando, por supuesto, que estos periodistas ciudadanos no recibirán ningún tipo de remuneración.

¿Es el símbolo de un tiempo nuevo marcado por una universalización de los contenidos? ¿Es un ejemplo válido en pro de la llamada democratización informativa?

¿O, por contra, representa una plataforma de publicación en la que, simplemente, asistiremos a un mero cambio de una casta con el privilegio de publicar dentro de un formato de masas?

¿Se resume la bidireccionalidad en el encumbramiento de los mejores confeccionadores de contenidos llamados a sustituir a esa otra casta con discrecionalidad informativa que, en los medios tradicionales, estaba representada por los periodistas profesionales? 

Es importante tener en cuenta que la construcción de un entorno de información distribuida, así como el diseño de una arquitectura informacional sustentada en medios cada vez más colaborativos (la conversación) no se sustenta en la fundación de una oligarquía publicante, en un espacio para el debate dominado por stars bloggers, sino en la creación de una blogosfera donde nadie es imprescindible para la perpetuación del nuevo medio. Y, por supuesto, donde el feed-back se produzca inter-pares.

Por eso, me cuestiono que, si el mañana de los mainstream media pasa por ser simples agregadores de contenidos, deberíamos empezar por saber quiénes son los verdaderos protagonistas de un cambio que ya puede estar naciendo cojo.

Creo que, sobre la base de estos y otros interrogantes expuestos en anteriores posts, es ya una empresa urgente sopesar cómo será la convivencia entre los medios de masas y ese medio individualizante que no es un blog, ni otro, ni otro, sino la blogosfera en sí.

Anuncios