La vida se construye sobre un modelo liberado. Los hombres estamos conformados de un sistema operativo en el que es imposible vivir -ah, la vie- sin un modelo de organización basado sustancialmente en la distribución.

¿Si yo no me dejara amar, cómo podría amar yo mismo a otra persona?…mi vida, mis sentimientos,mis pensamientos, mis creaciones, mis discusiones, mi cultura, mi mundo -ah, le monde- sencillamente no existirían sin la participación de los otros.

Ahí tenéis mi código de fuente libre. Y cuánto más libre, más yo seré. Pues yo no soy sólo en yo mismo; pues mi vida se construye con los demás. Lo otro, el resto, no es vida. Sino todo lo contrario.

Estoy otra vez en la sala de conferencias del CC El Broscense de Cáceres, donde se desarrollan los diversos paneles del efindex. Y asisto ahora a una mesa sobre software libre. Ítem más: sobre la repercusión -trascendencia- social de este modelo esencialmente colaborativo.
No puedo decir más. Escucho, ahora, a los ponentes de esta mesa. 

Anuncios