E-findex ha sido una experiencia maravillosa. Más allá de lo que he aprendido, que ha sido mucho y bueno, con las distintas mesas, me quedo con los amig@s que he conocido en Cáceres, esas personas cuyos blogs lees a menudo y a las que ahora les pongo un rostro.

Por eso, de e-findex me he venido con los muchos debates que he tenido con ese joven genio boliviano llamado Sebastián Molina, con las charlas sobre el papel de la juventud chilena mantenida con el programador Daniel Vásquez, que lleva camino de convertirse en un crack del mundo techie, con las bromas de JAMS, con el impresionante papel dinamizador de la hiperactiva Rosa (supongo que habrá terminado supercansada, porque es que no ha parado en todo el fin de semana), una periodista como la copa de un pino que tiene el don de la ubicuidad, con el saber estar y la grandeza humana que desprende el amigo Jacinto, con esa numantina Vero -hasta le perdono que su padre sea bético :)- que siempre tiene una sonrisa en su cara, con el estilo directo de Prieto -lo clara que tienes as cosas este tío, qué envidia-, con la humildad de un David Plaza que no paró de reírse desde que llegó el sábado, con ese gran Moeh que parece como si lo conociera de toda la vida, con la tranquilidad un Carlos Guadián que sabe tanto de administración electrónica como de la vida misma, con ese César irremediable que aúna alegría por la vida (me "esta noche me bebo Cáceres", decía el mamón), con sus dotes para la gestión y con su papel dinamizador del evento -eres grande, tío-, con las conversaciones con la todopoderosa Jessi, con la simpatia y la gracia de Carmen Sánchez Carazo, con ese Lobo que ha trabajado lo indecible, con un Pau que aúna juventud y experiencia en el mundo del periodismo y de la blogosfera y cuyas opiniones siempre son bienvenidas y muy ilustrativas, con Sonia Blanco, esa profe que rezuma cercanía para con los demás, con ese Goyo de corazón grande y gran sensibilidad por las pequeñas cosas, con un Donaire -¡gracias por la cervecita de bienvenida!-con el que aprender es una garantía, con el recibimiento mostrado por Juan José Salado director de la Fundación Ciudadanía… y con tantos y tantos otros con los que he compatido momentos inolvidables en Cáceres.

Anuncios