Tiempo ha, porque tiempo hace que no me paso por el blog, comentaba los últimos movimientos financieros en torno a los ‘okupas’ inmobiliarios resituados en el sector energético, con la adquisición del 10% de Repsol por Sacyr como último dato destacable.

Coincidiendo con el anuncio del gobierno del fin del marco regulatorio de las tarifas eléctricas , que hasta ahora impedía una subida mayor del 2%, me acerco a unas jornadas en las que se debate una cuestión tan generalista como la que da título al meeting: “El ciclo hidráulico andaluz”.  Y me marcho con dos apuntes que  siguen rondándome en la cabeza:

1.- Que las tarifas de abastecimiento del agua en la región se triplicarán en los próximos diez años.

2.- El presidente de la asociación de empresas abastecedoras de Andalucía (ASA): “El agua está pasando de ser un bien de uso común y garantizado a un elemento estratégico”.

Y obtengo respuesta afirmativa cuando pregunto si por estratégico entiende, además de una subida tarifaria, problemas graves de suministro, el fin de un marco de garantías y una laxitud en la regulación, así como un camino expedito a la privatización del servicio.

¿Sale también el agua de la cada vez más debilitada esfera del procomún?

Anuncios