Richard Armitage se lo cuenta en el New Yorker a Seymour M. Hersh: “Irak está tan mal como vemos; Afganistán está peor de lo que vemos. Bombardear Irán y pensar que la ciudadanía se rebelará contra el gobierno es un estupidez”. Y parece que el nuevo secretario de Defensa, Robert Gates, es de esta opinión.

Para los republicanos, conservar su rédito con vistas a 2008 pasa por ir eliminando a los videoplayers que jugaban a construir el nuevo Oriente Medio.

Anuncios