¿Qué será eso de las “fuerzas oscuras”? A estos indescifrables elementos se ha referido Benedicto XVI como culpables del asesinato de Pierre Gemayel y, por ende (se ve que para el  Papa, la muerte de un falangista cristiano y la ruptura del Líbano proceden a establecer una relación catalítica) y la destrucción del país de los cedros.

Lo más curioso es que Ratzinger ha sido más prudente que otros agentes de su confesión, al señalar directamente a Siria como inspiradora y asesinato del ministro de Industria libanés, a cuyo padre, por cierto, rindió sincero homenaje la revista católica Arbil, olvidando por cierto las simpatías fascistas del Kataeb, así como los desgraciados acontecimientos del 82 -matanza de Chabra y Shatila- y presentando a Bashir Gemayel como “uno de los hombres de mayor talla de la Historia del Líbano”.

Anuncios