Un conductor de Tussam esta mañana: “Con esto de las elecciones no se puede escuchar ninguna emisora (de radio)”.

Hay que reconocerle al amigo su condescendencia: por la limitación de sus críticas y por conceder un carácter transitorio a una enfermedad estructural.

Anuncios