Andaluces levantaos… y que no nos quiten el campo de golf.

Por cierto, que la proclama anti-intervencionista tiene dimensiones globales.

Menudo clero el del Fundamentalismo de Mercado.

Anuncios