Fuera, todo estaba tranquilo. Los vigilantes no habían informado de ninguna incursión y el espacio aéreo no había sido violado. Pero, el país había sufrido un ataque.

Anuncios