He aprovechado el brunch de hoy para entretenerme escuchando una sesión de control parlamentario al gobierno andaluz. Ha sido una comida frugal, así que no se me repetirá. No tanto como esos temas añejos y recurrentes que de tanto en cuanto, sobre todo cuando los ciclos legislativos se cierran, vuelven a la tribuna. Aunque no se hace falta, claro, que se termine un periodo. Basta un dato oficial para que se convierta en asunto de controversia en el lugar donde, dicen, reside nuestra soberanía. En fin, los políticos nos exigen constantes actos de fe, entre la mayor de las indiferencias ciudadanas.

Una locutora hacía un resumen del debate de hoy calificándolo de  “agrio”. Con lo que se despacha en la televisión de hoy, el nivel de acritud debería ser objetivo del mayor del relativismo. Y, a mi humilde parecer, los términos expuestos hoy en sede parlamentaria se queda en los talones de la ración diaria de afrentas que suministran vía intravenosa los sucesivos shows televisivos.

Tema uno: educación. Por una cuestión de higiene no voy a entrar a valorar los reproches que los partidos se han realizado en esta materia. Queda tanto por hacer y se enfoca este asunto de un modo tan miope y reglamentista que salgo despavorido de debates tan superficiales como el que hoy ha tenido lugar en el Parlamento de Andalucía. Y que conste, que tampoco me creo las conclusiones de foros y paneles de expertos que pontifican sobre educación. Este tema, definitivamente, necesita de un aggiornamento que no cuenta ni con voluntad política, ni económica ni dispone del suficiente impulso social.

Tema dos: empleo. Como siempre, uso a conveniencia de datos oficiales. También se pone de releieve la eterna diatriba entre los aspectos cuantitativos y cualitativos de la generación/eliminación de empleo. El presidente de la Junta, Manuel Chaves, asegura que en Andalucía se han creado 112.000 empleos en 2007. No especifica cuántos se perdieron, ni da cifras de 2006. Aprovecha, eso sí, para anunciar, en plena contención de la bonanza económica, 110.000 nuevos empleos para 2008. Realicemos un nuevo acto de fe.

La portavoz de IU, Concha Caballero, sugiere que el empleo femenino sigue siendo insuficiente y precario en Andalucía. Además, critica el índice de subcontratación que se da en la propia Administración andaluza. Chaves responde: la EPA dice que se crea empleo. De hecho, se genera más empleo que en Cataluña. (realmente no entiendo por qué Cataluña tiene que ser siempre un término de comparación) .

Tema 3: Libertad de expresión.  Actúa como proponente del debate la diputada y alcaldesa de Cádiz Teófila Martínez (PP). Aseura que la querrella presentada en su día por Manuel Chaves contra dos periodistas de El Mundo a raíz de un turbio asunto de espionaje a directores de las Cajas de Ahorro es un atentado contra la libertad de expresión. Por su parte, Chaves contesta que él y cualquier persona tiene derecho a defender su honor, recogido constitucionalmente en el artículo 18. Martínez replica: “Las instituciones son criticables. Pero no se pueden criticar las instituciones que usted dirige, señor Chaves”. “Usted quiere -añade- que en Andalucía haya un pensamiento único”. Además, la diputada popular nos ofrece una propuesta pintoresca cuando menos: la Casa del Periodista Refugiado. No sé si esta diputada sabe cómo está el trabajo de los periodistas en otros países del mundo. Sinceramente, sería una buena idea para otras latitudes, pero en Andalucía no creo necesario ese recurso. En definitiva, una boutade de las muchas  las que nos tiene acostumbrados la regidora gaditana. Por su parte, Chaves, muy torpe, reprende a Teófila que el PP tambén maniata a los medios, lo que supone un reconocimiento implícito de cierto tufillo de control por parte del ejecutivo que él preside.

Anuncios