Mientras las cosméticas medidas del poder en Jordania, Yemen y Egipto tratan de atemperar las turbas, las revueltas afloran en Eurasia. Con el ejemplo de Ucrania, sube la masa crítica en Bielorrusia y vuelve en Armenia.

Anuncios